Esta es la primera barrera que te detiene de hacer lo que quieres en la vida

Jack Canfield dijo una vez, "Todo lo que quieres está en el otro lado del miedo." Y él tiene razón. Pero, ¿Será solo el miedo?

El dolor, la incomodidad, el choque, el aburrimiento, el síndrome del impostor, la torpeza, el miedo, el ser equivocado, el fracaso, la ignorancia, el parecer estúpido: tu evasión de estos sentimientos te está impidiendo una vida más allá de tu imaginación.

Estos son los sentimientos que acompañan una vida de éxito. Y, sin embargo, estos son los mismos sentimientos que implacablemente debes evitar.

Interesante cómo funciona, ¿verdad?

IMAGEN: PEXELS

Riqueza, salud óptima, relaciones increíbles, profunda madurez espiritual están disponibles para ti. Pero tienes que pagar el precio para tener estas cosas. El principal obstáculo en tu camino es cómo te sientes acerca de lo que tienes que hacer para tener estas cosas.


La mayoría de la gente no está dispuesta a sentir emociones difíciles sobre una base regular. Sin embargo, si estás dispuesto a ignorar cómo te sientes en el momento, tendrás acceso a un mundo de oportunidad no disponible para el 99% de la población.

Cuando sientes miedo y aun así enfrentas la situación, consigues la satisfacción de vivir la vida bajo tus términos. En lugar de ser un rehén de tus emociones, puedes experimentarlas de forma más profunda.

Irónicamente, una vez que cruzas la barrera de enfrentar tus emociones, te das cuenta que no era tan malo como pensabas.

Toma la decisión y actuar
Napoleon Hill dijo: "Cuando tus deseos sean lo suficientemente fuertes, parecerás poseer poderes sobrehumanos para lograrlo". De manera similar, Tim Grover ha dicho: "Cuando anhelas el resultado final, el trabajo duro se vuelve irrelevante".




Puesto más simple: cuando el porqué es bastante fuerte, estarás dispuesto a lograrlo cualquier manera.

Empieza poco a poco
La vida es práctica.

Cada día es práctica. Ahora mismo, estás practicando; Estás experimentando.
Comienza con cosas pequeñas y ve mejorando día a día.

Para mí, tomar duchas frías es una gran práctica. Incluso después de hacerlo durante años, todavía a menudo experimento un momento de resistencia. Pero siento la resistencia y lo hago de todos modos. En cuestión de segundos, la resistencia que sentía se reemplaza con confianza y satisfacción.

Cuanto más frecuentemente puedas enfrentar y caminar más allá de los bloques emocionales, más éxito tendrás.