Muchas veces la vida es cruel con nosotros, pero podemos elegir no ser derribados

La vida tiene la costumbre de derribarnos a veces. Puede ser difícil encontrar la salida y los días pueden sentirse como una lucha para sentirnos normal otra vez. Sentirse derribado puede conducir a sentimientos de apatía, y genera ganas de renunciar porque te sientes derrotado.


Pero tan duro como se siente a veces, recibir un golpe cruel por el destino puede presentarnos oportunidades únicas - oportunidades para reconstruir nuestras vidas y utilizarlo como combustible para crear una segunda oportunidad de vivir la vida de una manera nueva y positiva.


Cuando era joven, Keanu Reeves creció sin la influencia de su padre ya que él dejó a su madre cuando Keanu tenía apenas tres años. Trasladarse de una ciudad a otra significaba que Reeves asistía a varias escuelas diferentes, lo que hacía difícil hacer amigos, mientras luchaba enormemente con la dislexia.

Aunque esta no es una situación de vida extraña para muchos, Reeves ha hablado de los desafíos que enfrentó dejando la escuela sin obtener un diploma. Pero a través de la determinación, superó su dificultad de lectura y ahora es un ávido lector.

Las luchas desde una edad tan temprana pueden influir en mucho más, pero tenemos la capacidad de cambiar lo que sentimos, lo que pensamos y lo que creemos acerca de nosotros mismos - creencias que a menudo han sido arraigadas en nosotros desde nuestros primeros años. Podemos elegir utilizarlas como excusas para luchar nuestro camino a través de la vida o utilizarlas como una antorcha para guiarnos en un camino mejor.

La parte más trágica de su vida comenzó a la edad de 23 años cuando su amigo más cercano Río Phoenix murió de una sobredosis de drogas. Pero no mucho tiempo después conoció y se enamoró de Jennifer Syme - un romance torbellino que resultó en Jennifer quedando embarazada poco después. Pero a un mes de dar a luz, su hija murió, y fue algo sumamente difícil de superar para ambos. La relación finalmente se rompió, y fue un año más tarde que Jennifer fue asesinada trágicamente en un accidente de coche.

Si bien todos experimentamos dolor en algún momento de nuestras vidas, tener esa pérdida a tan temprana edad haría que incluso la persona más fuerte se sienta perdida y afligida. Pero Keanu usó sus oscuras experiencias para percibir la pérdida como ganancia, reconstruir su vida y adoptar una mentalidad y actitud positivas para enfrentar la vida.

Si bien es fácil correr y esconderse cuando la tragedia entra en nuestras vidas, la clave para continuar en nuestro camino es usar nuestras experiencias - buenas y malas - para crear una mejor versión de nosotros mismos.

La habilidad de Keanu para empujarlo lo llevó a convertirse en un actor exitoso protagonizando grandes películas. Se esforzó por hacer lo que amaba y ha demostrado que la adversidad no tiene que romperte - puedes salir adelante.

Pasar por experiencias como la pérdida, el dolor, el sufrimiento, la soledad y la devastación tienen una manera de mostrarnos la necesidad de apreciar lo que tenemos. Tenemos dentro de nosotros el potencial de surgir más fuerte y más resistente que antes. Podemos aprender a estar en paz con la belleza que ofrece la vida. Es una oportunidad para ver que la vida es corta y debe ser vivida al máximo, una oportunidad para convertirnos en personas auténticas y siempre buscar ser mejores.