¿El WiFi es seguro? Pasos sencillos para reducir sus efectos negativos

La tecnología nos ha permitido la practicidad al conectarnos y evitar las molestias que generan los cables. Ahora podemos encender de forma remota los televisores, iniciar una máquina de café y monitorear bebés usando la tecnología inalámbrica. Sin embargo, estamos expuestos a niveles sin precedentes de radiación electromagnética de señales inalámbricas durante todo el día.

IMAGEN: PEXELS

¿Te has preguntado si el WIFI es seguro?
Parece que hay dos opiniones bastante extremas cuando se trata del WIFI. Un lado dice que es completamente seguro y que la idea de “las casas inteligentes” son los mejor. El otro lado está listo para encerrarse en una jaula de titanio para estar a salvo.

Entiende los efectos del WIFI
EL WIFI no causa una enfermedad diagnosticable inmediatamente. Por esta razón, muchos de nosotros optamos por ignorar que estemos sufriendo de alguna clase de efecto negativo. Sin embargo, el WIFI puede interferir con nuestras funciones corporales que eventualmente podría desencadenar en cáncer y enfermedades neurodegenerativas después de una exposición a largo plazo.




Debido a que estas son enfermedades complejas que se desarrollan durante décadas, es difícil demostrar de manera concluyente que el aumento de la exposición de señales inalámbricas causa directamente las enfermedades. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) considera que la radiación inalámbrica es un posible carcinógeno de clase 2B debido a pruebas limitadas. Este pequeño número de estudios se están inclinando hacia demostrar que las radiaciones electromagnéticas, incluyendo WIFI, no son seguras.

Cómo reducir la exposición al WIFI
En primer lugar, es importante reducir su uso tanto como sea posible, especialmente hasta que sepamos más sobre los efectos a largo plazo de WIFI. La gente pro-WIFI puede burlarse de la idea de que cualquier cosa podría ser potencialmente perjudicial, pero alguna vez se pensó que fumar no nos hacía ningún tipo de daño…

Si bien es cierto, no podemos apagar simplemente el WIFI por mucho tiempo ya que lo usamos para trabajar, estudiar y comunicarnos desde casa, pero si podemos reducir su consumo tomando medidas como estas:

Apaga el WIFI antes de ir a dormir
Todos deberíamos estar durmiendo a la “hora de dormir”, y la señal de WIFI puede interferir con el cerebro durante el sueño, por lo que es una buena idea apagarlo antes de ir a la cama. Esto permitirá que tu cuerpo descanse con mayor tranquilidad. Al apagar el WIFI por la noche, estás reduciendo efectivamente la exposición en un 33% (Aparte de tomarlo como una medida de salud, los expertos en seguridad cibernética también recomiendan que apagues tu WIFI cuando no lo utilices).

Activa el WIFI solo cuando lo vayas a usar
Planifica con tu familia horas en el día para darle un respiro a sus cerebros apagando el WIFI. Arma un horario para que, de esa forma, todos los integrantes de la familia se planifiquen adecuadamente y se pueda respetar las horas de desconexión.

Activa el modo avión en tus dispositivos
Los celulares y tablets emiten una frecuencia electromagnética alta. Debido a que normalmente utilizamos estos dispositivos muy cerca de nuestros cuerpos durante largos periodos, los niveles de exposición pueden ser muy altos. Por lo tanto, es importante mantenerlos en modo avión, especialmente cuando están alrededor de los niños. El modo avión evita que estos dispositivos tengan cualquier tipo de conectividad y, por lo tanto, la frecuencia electromagnética que emite disminuye considerablemente.