7 Sutiles mentiras que nos decimos a nosotros mismos

A nadie le gusta las personas que mienten. Cuando nos mienten, nos duele muchísimo. Naturalmente nos sentimos traicionados y ofendidos. Pero la verdad es que nos engañamos todos los días, limitándonos así a vivir la vida que merecemos y alejándonos del éxito.

IMAGEN: PEXELS

Estas son algunas de las mentiras más populares que podrías estar diciéndote a ti mismo todos los días. Esperamos que esta lista te ayude a entender lo perjudicial que puede ser esta forma de pensar:


Soy una víctima de mi pasado
No eres una víctima de tu pasado, eres víctima de tu presente por tu pasado. Por supuesto, las acciones que tomaste te definen. Pero los patrones obsesivos de tiempos pasados ​​y el análisis sin parar de lo que ya ha pasado pueden llevarte a cometer aún más errores. Tu pasado te perseguirá si no lo aceptas.

Soy muy viejo para hacer esto
¡Nunca eres demasiado viejo para nada!

-Nelson Mandela tenía 76 años cuando se convirtió en presidente.
-Leonardo Da Vinci cumplió 51 años el año que pintó la Mona Lisa.
-El coronel Sanders abrió su primera franquicia KFC a la edad de 61 años.

Siempre hay personas que consiguen logros significativos cuando todas las probabilidades están aparentemente en contra de ellos.

Cuando tenga… seré feliz
La felicidad no llegará a ti cuando alcances una meta. Tu sentido de alegría y satisfacción será temporal y fugaz.

Lo haré más tarde
Esta es probablemente la mentira más popular que nos decimos a nosotros mismos. El problema es que nunca sabemos cuánto tiempo tenemos. Puedes despertar un día y encontrar que ya no tienes tiempo para las cosas que siempre has querido hacer. Nadie sabe lo que depara el futuro.

Soy un fracasado ya que fallé
Abandona tus expectativas sobre cómo debería ser tu vida y empieza a centrarte en lo que tienes ahora. Necesitas recordar que sólo porque algo no va de la manera que deseas, no significa que no hayas logrado nada. Nunca te rindas.

Nadie me entiende
Esto es lo que la mayoría de la gente en el mundo piensa, así que no estás solo. Deja de pensar que nadie te entiende sólo porque no están de acuerdo contigo.

No soy como él, no podré hacerlo
Todos somos diferentes. Cada uno de nosotros tiene diferentes habilidades y personalidades. Tendemos a compararnos con las personas que parecen tener una carrera exitosa, pero pasamos por alto el hecho de que probablemente ellos comenzaron con nada y tuvieron que trabajar realmente duro para tener lo que ahora tienen.