6 maneras de hacer tu trabajo diario con menos estrés


"Dime a lo que prestas atención y te diré quién eres." - José Ortega y Gasset.

"Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito." – Aristóteles.

Es temprano por la mañana. Has tomado tu desayuno y hecho tu rutina matutina. Así que te diriges a empezar tu día. Y en poco tiempo te sentarás en la escuela o en el trabajo y comenzarás con tu trabajo diario.

Pero, ¿cómo puedes conseguir que el trabajo se realice de una manera menos estresante, menos consumidora de energía y simplemente un poco más inteligente?

IMAGEN: PEXELS

A continuación, encontrarás 6 consejos muy útiles para lograr esto:

Haz una cosa a la vez
Te ayudará a hacer un mejor trabajo, sin confusiones ni estrés, en comparación con hacer  diferentes tareas a la vez y correr el peligro de dejar algunas de las tareas  inconclusas.

Mantén tu espacio ordenado
Se te hará más fácil mantener tu atención y concentración  en tu trabajo si estás en un espacio ordenado y limpio. Mantén tu escrito libre, solo con tu cuaderno, laptop y tal vez algo para tomar entre ratos.

Hazlo con calma
Una forma de hacer un mejor trabajo es ir un poco más lento de lo que normalmente vas. Realizar tus trabajos con calma además evitará que te estreses y quieras dejarlo para más tarde.

Elimina
De tiempo en tiempo pregúntate: qué actividad que realizo durante el día o semanas podría simplemente eliminarla sin tener consecuencia alguna. Muchas veces hacemos cosas por simple rutina y no porque debamos hacerlas, identifiquemos estas actividades y quitémosla de nuestro día a día.

Alterna 100% de concentración en el trabajo con 100% de puro descanso
Aplicando esta técnica, mantendrás tu concentración y energía al máximo en todo tu día de trabajo. Separa aproximadamente 15 minutos diarios de tu día de trabajo para despejar tu mente. Toma un pequeño paseo para estirar tus piernas , come algo ligero o conversa con alguien.

No te derrumbes si las cosas no sales como lo planeaste
En vez de eso, sé amable contigo mismo, inteligente con la conservación de tu energía y pregúntate lo siguiente: ¿qué puedo aprender de esto? Usa lo que aprendas para no volver a cometer los mismos errores en el futuro y ve siempre el lado positivo.