6 cosas que las mujeres con depresión postparto necesitan que sepas

No importa lo bien que una mujer planea su embarazo y el nacimiento de su hijo, hay una cosa que nunca esperamos que ocurra: la depresión postparto. Sentimientos de vergüenza o culpa nublan su pensamiento y son la principal razón por la cual las mujeres con depresión postparto tienen demasiado miedo de obtener ayuda.

Una madre que experimenta depresión postparto puede sentirse tan agobiada por la depresión que no sólo se siente triste, en casos extremos, puede contemplar el suicidio.

También hay algunos malentendidos sobre por qué sucede.

No importa si puedes estar en casa con tu hijo por un tiempo prolongado después del nacimiento, o si tienes que volver corriendo a trabajar luego de 6 semanas. La depresión postparto no discrimina en el estatus social, las circunstancias económicas, ni cuánto apoyo tiene una madre cuando llega el bebé. Sucede, y es muy confuso para la mujer que lo experimenta.

IMAGEN: PEXELS

Para poder ayudar a las madres que presentan este problema es necesario entender por lo que están pasando y saber desde su perspectiva como están viviendo ese problema. Estas son 6 cosas que las mujeres con depresión postparto necesitan que sepas:

Estos sentimientos son hormonales y no significa que lamento tener mi hijo.
La parte más confusa de sentirse de esta manera es que amo a mi hijo más que a nadie en este mundo. Necesito que me ayudes a sentirme menos confusa en ese momento, no más. Cuando me mencionas cosas que ponen en tela de juicio lo que siento por mi hijo solo me estás encerrando más esta depresión y yo necesito salir.

Centrarse en la alegría de la maternidad no ayuda a que la tristeza desaparezca. A veces lo empeora.
A veces mi depresión me hace sentir de lo peor. Me dice que soy débil, he fallado, y que las cosas nunca mejorarán. Algunos días son más fáciles que otros. Ahora mismo, necesito autocuidado mientras cuido a mi hijo. Por favor no me hagas sentir culpable por hacer ambas cosas.

Mis sentimientos no me hacen una mala madre.
Si ves que mi bebé es feliz, está bien alimentado, seguro y bien cuidado por favor hazme saber lo orgulloso que estás de mí. Si me ves luchando, ayúdame.
Sé que esto pasará. Sólo necesito que me recuerdes que en un tiempo todo estará bien

Cada día me preocupo por si el día siguiente seguiré sintiéndome así. Cuando me siento desesperada, necesito tú aliento. Lee historias de otras madres que han pasado por esto y cómo lo han superado. Necesito escuchar esas historias.

Tal vez quiera tu compañía y ayuda, pero estoy demasiado asustada para pedirla. Por lo tanto, ofréceme tu ayuda, por más que creas que te diré que no, hazlo.
La razón por la que podría decirte que no es porque muchas veces tengo miedo de que me juzgues. Mira más allá de mi mal humor y ofréceme tu ayuda de todos modos.

Invítame a estar en actividad
Invítame a dar un paseo en el centro comercial o un parque. El ejercicio ayuda, pero mi depresión a veces me impide hacer lo correcto. Nuestro tiempo juntos es una oportunidad para recordarme la belleza de la vida. Puedo decir que necesito descansar ya que la depresión me hace sentir casada. Si te digo que he estado durmiendo todo el día, ayúdame a salir. El ejercicio es bueno para mí.

No me digas cosas que minimicen mis sentimientos.
Sé que no lo dices de mala manera, pero tratando de hacerme sentir mejor diciendo cosas como, “Es normal", "Sólo tienes que ser más productiva", o sugerir que necesito medicación, no ayudará en nada. En lugar de eso, escucha mis miedos. Toma mi mano. Muéstrame que eres mi amigo. Tu amor significa el mundo para mí ahora mismo.