El largo legado del abuso verbal infantil

El impacto de la agresión verbal y el abuso tiende a ser descontado y marginado en nuestra cultura; Parece haber un acuerdo tácito de que tal abuso es "sólo palabras", como la gente cita la rima de los niños: "Palos y piedras pueden romper mis huesos, pero las palabras nunca me harán daño".

IMAGEN: THEBRITISHTEAPOT

Pero la ciencia no podría ser más categórica en su desacuerdo, especialmente cuando se trata de niños, sus cerebros en desarrollo y los efectos duraderos del abuso verbal.



Lo que la ciencia sabe
En primer lugar, si la ciencia sabe algo, es que "lo malo es más fuerte que lo bueno", como escribieron Roy Baumeister y sus colegas en el título de su artículo seminal. Los seres humanos están cableados para prestar más atención a las posibilidades potencialmente peligrosas o negativas. Las razones evolutivas de esto son bastante claras: almacenamos esa información en una parte del cerebro que la hace mucho más accesible. Registrar las amenazas potencialmente peligrosas y mantenerlas vivas y bien en la memoria fue clave para la supervivencia de los primeros seres humanos, y nuestros cerebros contemporáneos no son diferentes. Esto se aplica también a las palabras: Respondemos de forma más profunda rápida a la crítica que a los elogios. Esto se aplica tanto a los niños como a los adultos.




Desde este punto de vista, no es sorprendente, especialmente dado que procesamos eventos negativos y positivos a través de dos sistemas diferentes, que el positivo no compensa el negativo. Las palabras siguen siendo perjudiciales cuando tienes un padre amoroso que utiliza sus palabras con cuidado y uno que es verbalmente agresivo y abusivo. La investigadora Ann Polcari y su equipo demostraron esto en un estudio sobre si el comportamiento afectivo de uno de los padres podría mitigar o amortiguar a un niño del daño infligido por un padre verbalmente agresivo. Aún más destacado es el hallazgo de que si el padre que es verbalmente abusivo demuestra más adelante comportamiento afectuoso, el efecto del abuso no se aliviana. Lo malo es más fuerte que lo bueno.

Estos hallazgos contradicen la forma en que preferimos pensar en las cosas negativas de la vida. Nos gusta la noción de que el bien equilibre lo malo, por lo que resulta un shock para la mayoría de nosotros que no hay base científica para esa suposición optimista. De hecho, muchos estudios -incluyendo los de John Gottman sobre los intercambios positivos y negativos entre los cónyuges- ponen la proporción en 5: 1, lo que significa que necesita cinco cosas buenas o intercambios para comenzar a disminuir el impacto de uno malo. Eso no incluye borrar la memoria del evento negativo, por cierto; Esos recuerdos son tenaces.

El abuso verbal cambia el cerebro en desarrollo
El trabajo de Martin A. Teicher y sus colegas demostró que el cerebro humano es altamente adaptable. La meta evolutiva es que los niños se adapten a cualquier entorno en que se encuentren, de modo que no estén en constante estado de estrés. Nacido en un ambiente seguro, atento y en sintonía, el cerebro del niño se desarrolla normalmente; Cuando nace en uno que no es ni apoyador ni hostil, el cerebro no lo hace. Los estudios muestran que varias partes del cerebro se ven afectadas por una situación hostil, entre ellas el cuerpo calloso (el conducto para transferir información motora, sensorial y cognitiva entre los dos hemisferios del cerebro); El hipocampo (parte del sistema límbico que regula la emoción); Y la corteza frontal (controla el pensamiento y la toma de decisiones). Esta información es verdaderamente aterradora, pero también parece ser indiscutible.