10 Malos hábitos que consumen tu energía y cómo dejarlos

¿Te sientes constantemente agotado y desgastado y no entiendes por qué? La razón es que tendemos a mantener hábitos que drenan nuestra energía, y no sabemos cómo evitarlos. Pero la solución es muy fácil - sólo se necesita la voluntad para hacerlo.
Hoy te traemos 10 hábitos que roban tu energía y las soluciones a cada una de ellas, propuestas por el Dalai Lama.

IMAGEN: PEXELS

Mantener promesas
No hagas promesas que no puedas cumplir. En un esfuerzo por ser amable, terminará destruyendo tu buen nombre. Así que si haces una promesa, ¡asegúrate de cumplirla!

Rodearte de personas tóxicas
Muchas veces, al querer ayudar a la gente, terminamos recibiendo quejas y energía negativa de otros. Rodéate de gente positiva y evita los tóxicos.

No pagar tus cuentas a tiempo
"No debes nada a nadie" debería ser tu lema de vida. Siempre paga tus deudas a tiempo. Trata a los demás de la manera que le gustaría ser tratado.



No saber perdonar
Si elegimos vivir con falta de perdón, elegimos sufrir. En lugar de envenenarte con odio, elije perdonar y seguir adelante, así merezcan tu perdón o no. Hazlo para darte paz. Te sentirás mucho más aliviado y con un peso menos encima.

No hacer lo que realmente te gusta
A veces necesitamos hacer cosas que no disfrutamos, pero, cuando es posible, delega las tareas que no te gusta hacer y céntrate en lo que te apasiona.

No distribuir adecuadamente tu tiempo
Hay tiempo para descansar y tiempo para actuar. Ambos son igualmente importantes y necesarios en tu vida. No lo olvides.

Tener tu casa en desorden
Si quieres dejar que tu vida fluya, no te quedes atascado. Comienza por reorganizar tu dormitorio o renovar tu armario. Tu hogar es un reflejo de tu energía, y el desorden bloquea su flujo natural. Así que si quieres aclarar tu mente, comienza limpiando el desorden en tu espacio.

No enfrentar las adversidades
No te escondas de las confrontaciones. Si algo te molesta, exprésalo y sácalo de tu vida. No esperes a que la solución caiga del cielo.

No cuidar tu salud
Incluso la mente más brillante no puede prescindir de buena salud. Aquellos que cuidan sus necesidades de salud física y mental son mucho más felices. Pasa bastante tiempo
cuidando su cuerpo.

No dejar que tu vida fluya
Tú eres parte de todo, y todo es parte de ti. Deja de pelear con la vida, acepta, y déjate llevar por el flujo. Sólo recuerda que tú eres el que navega el barco.